Las acciones de Amazon: ¿están sobrevalorada o infravalorada?

La guerra de Trump contra Jeff Bezos

0
253
Las acciones de Amazon ¿están sobrevalorada o infravalorada?

Aunque las acciones de Amazon.com, Inc (NASDAQ:AMZN)   ( ) rompieron récords en 2017, el crecimiento de este año se ha visto frenado por una disputa continua con el presidente Donald Trump. Los tweets del presidente causan regularmente un pequeño colapso de las acciones de AMZN.

El resultado fue una caída del cuatro por ciento en el precio de las acciones del Amazon. Dado que AMZN es un valor altamente negociado con menos del 0,5% de volatilidad en promedio, está claro que Trump estaba detrás de la caída.

La buena noticia es que la población amazónica se recupera rápidamente. En la misma sesión de operaciones, AMZN se recuperó por encima del uno por ciento. La mala noticia, sin embargo, es que Trump parece decidido a ir contra Amazon.

“Está obsesionado con Amazon”, le dijo una fuente a Axios. “Obsesionado”. (Fuente: “Trump odia a Amazon, no a Facebook“, Axios, 28 de marzo de 2018).

Trump cree que Amazon es una sanguijuela para la sociedad. Argumenta (incorrectamente) que Amazon obtiene un viaje gratis en el Servicio Postal de los EE.UU., y (correctamente) que su baja tasa impositiva le ayuda a rebajar los precios de los minoristas.

Según Axios, también menciona a la empresa en cualquier conversación sobre política fiscal o antimonopolio, con la esperanza de que alguien le dé una idea de cómo regularla.

La fuerte aversión de Trump hacia Amazon también podría tener algo que ver con su enojo personal hacia el CEO Jeff Bezos, quien también es dueño del The Washington Post.

El Washington Post-que con frecuencia se encuentra entre los críticos más agudos del presidente se vendió a Bezos en 2013, poniendo fin a 80 años de propiedad de la familia Graham.

Trump argumenta que el periódico se ha convertido en un portavoz de Bezos, que no teme usarlo como garrote contra sus enemigos.

¿Qué puede hacer realmente Trump?

Hasta ahora, Trump sólo ha disparado palabras en Amazon. Podría, en teoría, pedirle al Departamento de Justicia que investigue a Amazon por antimonopolio, pero es poco probable que una investigación llegue muy lejos.

La legislación antimonopolio de EE.UU. se basa en los consumidores. Si alguien tiene el poder de mercado para subir los precios por sí solo, perjudicando así a los consumidores sin una buena razón, los reguladores lo tirarán al suelo.

Pero Amazon no sube los precios, los recorta. Su principio rector es hacer que los clientes estén contentos, lo que significa que le será difícil argumentar que los clientes están peor en un mundo dominado por la Amazon.

Por otro lado, Trump podría ir tras el tratamiento de Amazon de los trabajadores. Hubo una gran protesta sobre estos temas el año pasado cuando, después de que aparecieron informes que detallaban horas agotadoras y mano de obra agotadora, la compañía no hizo nada para cambiar las condiciones en sus centros de distribución.

Trump podría teóricamente reunir suficiente apoyo bipartidista para mejorar las condiciones en esos almacenes, sacando así una parte de las ganancias de Amazon y, a su vez, del precio de sus acciones.

En general, parece que el presidente Trump sólo está desahogando sus frustraciones. Los informes desde dentro de la Casa Blanca dicen que no tiene un plan formal ni nada parecido, lo que da a los accionistas de AMZN una buena razón para ser optimistas.

¿Qué pasa con el Congreso?

Por otro lado, los inversores probablemente deberían estar atentos al escándalo Facebook-Cambridge Analytica. Las consecuencias de ese informe castigaron a las acciones de Facebook.

Inmediatamente después, Facebook, Inc (NASDAQ:FB) perdió casi 50.000 millones de dólares en capitalización de mercado.

Facebook trató de limpiar el daño con una disculpa y promete hacerlo mejor, pero el Congreso llegó incluso a convocar al CEO Mark Zuckerberg al Capitolio para obtener respuestas.

Le preguntaron qué había pasado, por qué había pasado y cómo asegurarse de que no volviera a pasar. Pero más que nada, intentaron avergonzar a Facebook en la televisión nacional. Lástima que no funcionó.

Zuckerberg fue capaz de desviar la mayor parte de la ira dirigida a Facebook manteniendo la calma y pidiendo disculpas.

Sin embargo, ha habido un cambio definitivo en la forma en que Silicon Valley es percibido por el resto del país.

¿De qué otra manera se puede explicar que Facebook apareciera ante el Congreso al mismo tiempo que el presidente Trump estaba atacando a Amazon? No es una coincidencia. La verdad es que Estados Unidos se está volviendo contra las compañías tecnologías que forman su motor económico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here